viernes, 5 de julio de 2019

Soy emprendedora… no por elección, yo no lo elegí, creo que el emprendimiento me eligió


El emprendimiento llego a mi desde muy niña, mi mamá fue la primera quien tuvo que aguantarme mi típica y constante frase “GUENA IDEA MAMI”. Y es que recuerdo como mi mente no paraba de saltar y brincar de una idea a la otra y siempre le hablaba a mi madre sin parar de las cosas que se me ocurrían. Hoy en día han pasado decenas de años y cada vez sigo mas enamorada de esta vida, soy emprendedora no por elección, yo no lo elegí, creo que el emprendimiento me eligió.  Creo firmemente que todos desde nuestras profesiones, hobbies o pasiones de vida, podemos ser constructores de sueños, contribuir a cambiar vidas, en mi caso, personas que antes fueron golpeadas por la violencia, hoy se llenan de esperanza y comienzan a creer en un futuro mejor para ellos y sus familias.
A pesar de que tengo experiencia con el emprendimiento en todas sus facetas y desde el rol de asesora y emprendedora, veo que la vida me va llevando a trabajar con emprendedores desde lo rural, es decir, donde el reto es más grande y las barreras más altas, pues imaginen como me desvele, pensando cómo trabajar con personas que en su mayoría escasamente la primaria o quizás algún grado de bachillerato tenían; enseñarles temas de innovación, mercadeo, propuesta de valor, costos etc. etc. Debo admitir que me costó mucho pensar, tomar decisiones en cuanto a la metodología y la mejor forma de abordar este reto. Prepare mi intervención y el primer grupo casi me deserta de forma unánime jejejeje quedaron pálidos y asustados los pobres. Pero rápidamente analicé la metodología, la ajusté y gracias a Dios comenzó a funcionar, porque ya no salían pálidos y asustados como la primera vez.

Hoy estoy inspirada por un mensaje que me ha llegado. El año pasado tuvimos junto a mi equipo de profesionales la fortuna de acompañar y formular los planes de negocios de 49 grupos de emprendedores rurales en 4 municipios de Antioquia. Fue un trabajo maratónico de un poco mas de un mes, pero que comenzó a rendir sus frutos poco después de terminar, el Ministerio de Agricultura sistematizó nuestra experiencia y fue catalogada como exitosa. Tanto así, que tomaron algunas prácticas que este año son referente a nivel nacional. Pero lo mas gratificante es el mensaje que hoy me llega de una emprendedora donde me envía un video de sus galpones con sus gallinas ponedoras, diciendo textualmente que “NO DAN ABASTO CON LOS PEDIDOS QUE TIENEN” wow… eso me ha llenado de mucha satisfacción, porque, aunque fue todo un reto, desde un principio tenía clara que la metodología debía enfocarse en enfrentarlos a conseguir clientes, a entender sus necesidades y sacar al mercado productos con valor diferencial. Este año el Ministerio ha vuelto a confiar en nosotros y ya no tenemos 49, sino 85 grupos cada uno conformado por 11 emprendedores, es decir que estaremos impactando de manera directa mas de 900 emprendedores rurales en 5 municipios de Antioquia. A veces me preguntan en qué debería un asesor o profesor centrarse en la formación de emprendedores, dada mi experiencia y resultados, lo mas importante cuando alguien realmente quiere emprender son tres cosas: Mercadeo y ventas, Innovación (Valor diferencial en producto y servicio) y las Finanzas. El objetivo es hacer que vendan; y como lo decía mi emprendedora que NO DEN ABASTO CON LOS PEDIDOS, es indispensable asegurar la generación de ingresos para que el emprendedor se sostenga, su negocio crezca y este no desfallezca. Esta es la clave de entrenar emprendedores. Por eso he decidido seguir aprendiendo y especializarme aun más en dos aspectos, MERCADEO E INNOVACIÓN como clave de la transformación y la generación de ingresos, como motor de transformación. 
Un abrazo a todos los que se tomaron el tiempo de leer este pensamiento que se convirtió en sentimiento.




Leydi Jhoana Lombana Ortega
Emprendedora, consultora y conferencista
Màster en Innovación y Desarrollo Emprendedor
Youtube:leydijhoanalombanaortega
Fanpage: jhoanalombana  Twitter: @Leydilombana

sábado, 22 de junio de 2019

Cómo formar niños y jóvenes con mentalidad emprendedora

niños y jóvenes con mentalidad emprendedora
Emprendimiento en edades tempranas
Inyectar el espíritu emprendedor en las aulas es uno de los mayores desafíos a los que un profesor se enfrenta hoy. Como docente de emprendimiento me propuse investigar cómo desarrollar en los jóvenes una mentalidad emprendedora, y hacer que se transforme en una filosofía de vida.

Durante màs de 15 años, siendo profesora y asesora de emprendimiento en diferentes instituciones de educación técnica, tecnológica y universitaria, descubrí que, casi independientemente de la institución educativa o región colombiana en la que me encontrara, la situación era muy similar.

No entendía por qué, cuando un profesor de emprendimiento llegaba a un ambiente de aprendizaje, los estudiantes ponían cara de pocos amigos. Al conversar con ellos comprendí que lo menos que querían era montar una empresa, asumir riesgos, responsabilidades, complicarse la vida. Es más, la mayoría de ellos siquiera lo había imaginado.

La sola idea de asumir un emprendimiento personal implicaba alejarse de lo único que les importaba: sus compañeros de estudio, salir de rumba, tener novia, estudiar de vez en cuando, pasarla bien y, al recibirse, salir a entregar hojas de vida, conseguir empleo en una buena empresa que les brinde estabilidad económica, pedir un crédito (o varios) y darse algunos gusticos con los que soñaron desde niños.

¿Cómo cambiar esta realidad? Estuve leyendo y analizando las experiencias en otros países que han logrado avances interesantes fomentando el emprendimiento. En esta búsqueda me encontré con el libro verde “El Espíritu Empresarial en Europa”; el “Plan de Emprendimiento de Andalucía” (España); la “Ley 1014 de 2006 de Fomento al Espíritu Emprendedor” (Colombia); “Fomento y Propuestas del Espíritu Emprendedor en la Escuelas” (Colombia); y el Website “Momento cero” (Chile), entre otra gran cantidad de documentos y Web Sites en los que iba y venía intentando interiorizar los conceptos fundamentales para enfocar mis esfuerzos en formar emprendedores.

Lo primero que fui comprendiendo es que nuestro sistema educativo no está preparado ni dotado para formar niños con mentalidad emprendedora y, menos aún, los padres de familia. Expertos en el tema afirman que si una persona del pasado viajara en el tiempo y viniera al siglo XXI, se perdería en todos lados menos en una escuela, ya que todo sigue igual.

En mi conferencia: “Instruyendo los futuros emprendedores de excelencia,” sintetizo mi experiencia y la investigación realizada durante varios años y me enfoco en cuatro temas fundamentales que influyen en la formación de emprendedores en edades tempranas:

-       Competencias y habilidades: Antes de desarrollar competencias técnicas, como las administrativas o gerenciales, enfoquémonos en desarrollar las competencias y habilidades que están ligadas al espíritu emprendedor, las cuales se centran en desarrollar el ser de excelencia. El estudio “Escalando el Emprendimiento” en Colombia arrojó que muchos de los emprendedores que habían creado empresas de alto impacto durante los últimos diez años no sabían elaborar planes de negocios, para ello contaban con colaboradores que los asesoraban.

-       Finanzas: Involucrar a los niños en el mundo de las finanzas personales, enseñarles a manejar el dinero. Ahorrar e invertir es fundamental en la formación integral de emprendedores.

-       Entorno: La variable más influyente pero menos manejable en la formación de emprendedores es su entorno: familiar, escolar y social.

-       Creatividad: como motor esencial en todo el proceso de formación.     

Finalmente, quisiera compartir algunas recomendaciones generales para fomentar el espíritu emprendedor, que a mi entender deberían integrarse al entorno y a la formación integral de niños y jóvenes: 
  1. Todos los días deben ser una motivación constante. Háganseles sentir que ellos tienen todo para lograr lo que quieran sin importar lo que sea.
  2. Procuren estar en entornos temáticos e inspiradores.
  3. Diseñen métodos y herramientas que sean divertidas, pero altamente efectivas. No olvidemos que el juego, con un propósito claro y bien definido, es el mejor aliado para el aprendizaje. 
  4. Conquisten a los niños. Hagan que vean el emprendimiento como una opción de vida.
  5. Guíen a los niños y jóvenes a descubrir la verdadera pasión en su vida. La mayoría de las personas nunca logran encontrar qué es lo que realmente les apasiona y esto es fundamental.
  6. Identifiquen la forma de aprender de los niños y jóvenes.
  7. Alineen las metodologías de formación con la forma de aprender de los niños y jóvenes del siglo XXI (Redes Sociales, Videos y Video juegos, entre otros). 
  8. Enséñenles a aprender haciendo (Learning-by-doing).
  9. Apliquen un entrenamiento vivencial, con fundamentos en la construcción de la sabiduría humana para el SER, el HACER y el SABER, desde la excelencia y con un enfoque humanístico.
  10.  Alienten a los niños a pensar y vivir diferente; a encontrar su propia forma de hacer las cosas y llevar adelante su vida.