viernes, 30 de abril de 2021

Mi reto de formar, formadores de emprendedores en Hispanoamérica.

 

Ayer terminé el segundo encuentro de mi clase con estudiantes de  8 países que se formaron en Consultoría y Coaching de Proyectos, certificados por Doinglobal y la Universidad de Salamanca.

Fue todo un desafío desde que acepté el reto de contribuir en la formación de futuros asesores y consultores en emprendimiento e innovación, siempre he tenido la firme convicción y el deseo de transmitir y poner al servicio de mis estudiantes, toda mi pasión por el emprendimiento, el fuerte compromiso social y mi experiencia de más de 13 años como emprendedora y consultora de emprendedores.

Soy una convencida que un estudiante debe tener formadores que logren trasmitirles conocimientos que van más allá de los que pueden encontrar fácilmente en internet o leer en un libro. 

En este proceso de formación se presentó cierta situación que me retó como persona y profesora y aunque siempre me ha ido bien con mis estudiantes, me di cuenta que debía realizar cambios que se vieran reflejados en mayores beneficios para ellos.

Por lo anterior, tuve que reformar casi totalmente mi estrategia de clase, estaba obsesionada en asegurarme que salieran con herramientas prácticas y totalmente aplicables a proyectos reales, de forma que ellos puedan hacer una diferencia positiva y que impacten de manera estratégica los ecosistemas de emprendimiento en sus países. Debo confesar que esto me desveló varios días y me exigió, me retó, tuve que investigar, leer, traducir, pensar y repensar cada ejercicio, cada material de lectura, cada forma de engranar conocimiento y que pueda ser aplicado de una forma práctica y sencilla pero altamente efectiva. Preparé mi clase en dos encuentros y los reté a leer, analizar, construir y proponer. Como dijo Sócrates, mi intención fue encender llamas en lugar de solo llenarles el recipiente.

Por lo anterior es que hoy escribo, aunque he tenido cientos de clases, talleres y conferencias, esta nueva propuesta salió justo como la anhelé, como la soñé y como la proyecté, hoy les comparto algunos testimonios que han regocijado mi alma, ¿por qué? Porque cuando estaba diseñando la clase, no tuve otra intención ni convicción diferente a lo que hoy ellos me han expresado.

Leer a mis estudiantes y tener la seguridad que percibieron un valor diferencial, que apropiaron un nuevo conocimiento el cual a su vez será utilizado en beneficio de sus comunidades de emprendedores, es una emoción que me llena de gratitud hacia ellos, hacia la vida y las organizaciones que me dan oportunidad de hacer lo que me apasiona y contribuir a la formación de una sociedad que a pesar de estar viviendo un momento único en la historia de la humanidad, nunca ha dejado de soñar y creer que es posible volver a empezar.


2 comentarios:

  1. Creo que tu profesionalismo y el amor que tienes a tu profesión se vio reflejada en las clases que nos dictaste. Tus herramientas ya me están ayudando a ser una mejor consultora y tener mayores herramientas para impactar cada día mas emprendimientos y personas. Gracias por tus aportes y espero poder verte en otra oportunidad y poder apoyarte en tu labor.
    Saludos cordiales,
    Carmen Eugenia Quintero

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Querida Carmen, antes que nada, gracias por dedicar una parte de tu tiempo a escribirme, es para mi demasiado importante saber esto que me escribes, de verdad me alegro muchísimo haberte podido aportar herramientas que hayas encontrado utiles para mejorar el impacto y entrenamiento de tus emprendedores, espero igualmente tener la oportunidad de compartir una vez mas. Gracias por tu ayuda. Te mando un abrazo muy fuerte y deseo que termines tu formación y que esta supere tus expectativas. Dios te bendiga. :)

      Borrar